¿Cómo se hacen los ejercicios de Kegel para mujeres?

Si visitas el presente artículo, suponemos que ya conoces los beneficios de mantener en forma el suelo pélvico. Si no es así, te aconsejamos que visites nuestro artículo, referente a los beneficios de los ejercicios de Kegel para la mujer.

Estos ejercicios necesitan cierta concentración al principio, pero pronto se hacen rutinarios.

Para hacerlos por primera vez, busca un momento tranquilo y en el que sepas que no te van a molestar. Sitúate en una postura cómoda, preferiblemente tumbada (boca arriba es lo más frecuente, aunque también puedes probar de lado o boca abajo). Intenta mantener la pelvis en una posición neutra, es decir, que no haya mucha curvatura lumbar ni muy poca (no “sacar el culo” ni dejarlo plano).

Imagina la contracción muscular que harías si estuvieras orinando y quisieras cortar el chorro de pis. Reproduce esa contracción. La sensación es de contraer y cerrar la vagina, la uretra y el ano, reducir estos orificios y llevarlos hacia arriba y hacia adentro de tu cuerpo.

Presta especial atención a no contraer los músculos del abdomen, de las piernas o de los glúteos. Contrae solo los del suelo pélvico.

Si te resulta muy complicado, puedes probar a realizarlos una primera vez mientras orinas realmente, cortando el chorro de pis. También puedes insertar un dedo en tu vagina y hacer el ejercicio, notaras cómo las paredes de la vagina aprietan ligeramente tu dedo y se elevan un poco.

 

Una vez que has localizado los músculos del suelo pélvico, realiza los siguientes ejercicios:

Contrae los músculos, cuenta hasta tres y relájalos. Respira normalmente.

Mientras respiras regularmente, contrae y relaja los músculos con toda la rapidez que puedas.

Imagina que tuvieras un pequeño ascensor en tu vagina. Eleva el ascensor imaginario hasta la planta más alta y mantenlo allí unos segundos. Respira normalmente.

Tal vez mientras hagas los ejercicios tengas una sensación de calor o de plenitud en los genitales. No te preocupes, son sensaciones normales.

¿Con qué frecuencia los hago?

Establece un momento fijo al día, en el que te sea cómodo practicarlos. Haz cada uno entre diez y veinte veces. Estos ejercicios se hacen más fáciles con la práctica, y hacerlos no te supondrá más que unos minutos de tu tiempo.

Recuerda que, una vez que sepas cómo realizarlos correctamente, puedes hacerlos en cualquier lugar (nadie notará que estás en una sala de espera, o en el metro, ejercitando tu suelo pélvico).

Lasexologia.com es un centro, situado en Madrid, formado por sexólogas y sexólogos, y especializado en la orientación, el apoyo y la terapia a personas con problemas sexuales o afectivos. Si deseas más información, contacta con nosotros.

Imagen © Tyler Nix

Comparte esta publicación:

Interacciones de lector

Si deseas información sobre nuestras terapias, puedes llamarnos o escribirnos un email a terapia@lasexologia.com
Si lo prefieres, puedes escribirnos a través de este formulario y te responderemos lo antes posible.

SOLICITA INFORMACIÓN

Horario de atención telefónica
LUNES a VIERNES
10:00-14:00 / 16:00-20:30