¿Conocemos nuestro cuerpo?

¿Conocemos nuestro cuerpo?…Algo muy importante para mejorar nuestras relaciones sexuales, y nuestra erótica en general, es conocer nuestro cuerpo, saber qué nos gusta, qué queremos realmente y cómo lo queremos.

“Muchas mujeres no saben qué aspecto tiene y deberían explorar las sensaciones de la vulva, aprender qué siente en cada zona. Lo mismo ocurre con el tacto, a muchas les cuesta saber el tipo de caricia o roce que les agrada. Es importante aprender la localización del clítoris y cómo estimularse mediante la masturbación”, comenta María Victoria Ramírez Crespo, sexóloga y psicóloga del Instituto Universitario de Sexología de la Universidad Camilo José Cela (IUNIVES) y de la Asociación Lasexologia.com.

Por su parte, a los hombres les cuesta aún desprenderse del rol de experto y director del encuentro erótico. “Parece que ellos debieran demostrar algo, ganar algún tipo de competición o superar una prueba, en lugar de abordar los encuentros eróticos como un juego placentero y relajante, donde ellos también pueden adoptar un rol pasivo y sensual. El cuerpo del hombre también es sensible, de la cabeza a los pies, y esto para muchos hombres es todavía un descubrimiento pendiente”, expone la especialista.

Más allá del coito 

El coito es sólo una posibilidad entre las muchas formas de disfrutar del sexo y no es siempre con la que más disfruta todo el mundo.

La posición del clítoris (en la vulva, pero fuera de la vagina), explica Ramírez, es una muestra clara de que estamos diseñados para una vida erótica que incluya mucho más que el coito. “Nuestro cuerpo está lleno de rincones sensibles, repartidos de forma muy diversa y particular en cada persona. Tenemos a nuestra disposición un mundo entero para viajar, infinitas posibilidades de caricias. Es como un menú muy diverso, donde el coito es solamente un plato”, expone Ramírez Crespo.

También recalca que, si una pareja está encantada con su coito y con ese plato único, es tan respetable y legítimo como un menú más variado. Los problemas, comenta, vienen cuando los gustos de los miembros de la pareja son diferentes en relación al número de ‘platos’ que quieren poner en la mesa.

Algo esencial en nuestro cuerpo y nuestra erótica son las caricias. Y en ellas, hay infinitas posibilidades. “Tanto a solas como en compañía (una persona también puede acariciar el propio cuerpo, no sólo los genitales)”, afirma Ramírez. Eso sí, en este terreno, mantiene que los gustos son variados, por lo que no hay recetas que sirvan para todo el mundo: “¿Una buena recomendación? Olvidarse del reloj, guardar algunos momentos para la relajación, y reservar algún tiempo para la pareja o para uno mismo”.

Pero si hay algo que realmente es esencial para sentirnos bien, son nuestras relaciones, ya sean afectivas o de otro tipo. Por ello, el objetivo para este 2014, según apunta Ramírez Crespo, es precisamente ese, cuidarlas y mimarlas. El año 2013, dice, ha sido bastante complicado, por lo que la mejor recomendación que se puede dar es que todos cuidemos de nuestras relaciones afectivas, sean del tipo que sean: “Buscarlas y cultivarlas si en este año se ha sentido cierta soledad. Las relaciones afectivas (no sólo de pareja, sino las relaciones personales en general) son el mejor colchón ante los problemas, y la principal fuente de felicidad y armonía para el ser humano”.

  • Este artículo forma parte de una colaboración de María Victoria Ramírez Crespo, de Lasexologia.com para el Mundo Salud. Para leer el artículo completo, pincha el siguiente enlace: 2014 formas de disfrutar del sexo
¿Conocemos nuestro cuerpo?
5 (100%) 1 voto

Comparte esta publicación:

Interacciones de lector

Si deseas información sobre nuestras terapias, puedes llamarnos o escribirnos un email a terapia@lasexologia.com
Si lo prefieres, puedes escribirnos a través de este formulario y te responderemos lo antes posible.

SOLICITA INFORMACIÓN

Horario de atención telefónica
LUNES a VIERNES
10:00-14:00 / 16:00-20:30